¡Indignaos!

Título: ¡Indignaos!

Autor: Stéphane Hessel

Nota posterior del autor: este post está escrito el 10/04/11, un mes antes del 15M.

Para quien aún no se ha enterado, ¡Indignaos! es un libro escrito por Stéphane Hessel, intelectual, judío (alemán y nacionalizado francés posteriormente), excombatiente de la resistencia francesa, superviviente de un campo de concentración y participante en la redacción en 1948 de la Declaración universal de los derechos del hombre de la ONU. Este libro está siendo un auténtico éxito donde gran cantidad de personas “no contentas” con el actual sistema socio-económico,  encuentran en sus 30 páginas una manera de focalizar sus sentimientos adversos y confusos con el actual modo de vida.

Hassel es un hombre de izquierdas y eso se nota desde la primera página del libro. Lo que escribe, a mi juicio, puede parecer a primera vista revelador desde la ética (y estética) de la izquierda, fácil para que la gente se lo lea (son sólo 30 páginas y ya sabemos que hoy los jóvenes no leen cosas largas) e incitador a la movilización social. Pero desde mi más modesta opinión creo que el texto parte de premisas erróneas y pese a clamar por una revolución no-violenta, justifica y comprende la violencia.

Personalmente, y desde una línea de pensamiento que no tiene nada que ver con la de Hessel, estoy totalmente de acuerdo en que la situación mundial es absolutamente injusta. Cuando más de 1.000 millones de personas viven en la pobreza extrema (menos de $1,25 al día) algo falla. Eso está claro y quien no lo quiera ver está ciego. Ahora bien, ¿la culpa de todo esto la tiene el capitalismo? Yo pienso que no, pero en caso de que me confunda y el problema sea el sistema capitalista, ¿qué modelo sería el adecuado? Que nadie me venga ahora con el comunismo porque nunca leí una noticia donde alguien saltaba el Muro hacia la parte oriental, o se jugaba la vida en el Caribe para entrar en la Cuba de Castro… Creo recordar que pasaba/pasa al revés.

Hassel dice “Se tiene la osadía de decirnos que el Estado ya no puede asegurar los costes de estas medidas sociales. Pero cómo puede faltar hoy dinero para mantener y prolongar estas conquistas, cuando la producción de la riqueza ha aumentado considerablemente”. Pues yo le respondo a Hassel que el estado de bienestar hay que pagarlo (con impuestos) y que ahora no hay dinero para ello, y que de eso no tiene la culpa el sistema liberal-económico. La producción de la riqueza ha aumentado pero la población ha aumentado mucho más. Es el sistema de los bancos, del libre comercio, el de la libertad individual, que junto (todo hay que decirlo) con los movimientos sociales de los s.XIX y XX, han hecho que sea posible soportar crecimientos tan grandes de la población mundial: en 1900 había 1.650 millones de personas. En 2010 somos 6.854 millones. De 1981 a 2005 el número de personas viviendo en la pobreza extrema se redujo de 1.900 a 1.400 millones -bajó del 52% al 26%- (fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Pobreza). Con esto no digo que la situación sea ideal, ni mucho menos. La situación es muy mala, pero no es culpa de la liberalismo. Es culpa de la maldad del hombre, que siempre ha estado ahí, y siempre estará. Mario Vargas-Llosa, en su última novela (El sueño del celta), lo achaca al pecado original. Para los creyentes será el pecado original, para los que no creen, será la mierda del hombre (o como se quiera llamar), pero el caso es que siempre ha sido así: el hombre fuerte domina a los débiles. Pero gracias a un sistema que premia el trabajo y la iniciativa individual, se consigue mejoras que son comunes. Churchill decía que el vicio del capitalismo es la distribución desigual de la riqueza y que en cambio la virtud del socialismo es la distribución igual de la miseria.

Creo que hay que tratar siempre de mejorar el mundo, pero desde una perspectiva donde se premia de forma individual a la persona. Desgraciadamente, la humanidad (en grupo) puede luchar por el bien común pero sólo de forma temporal y la lucha acaba por convertirse en inútil y contaminada. Al final, la masa se cansa de luchar por causas “comunes” y de eso se aprovechan los líderes que de esas luchas surgen. El hombre es un ser individual y egoísta, que protege a su familia y poco más.  Así ha sobrevivido durante milenios. Es por ello, que el sistema que haga más justa la convivencia entre seres humanos tiene que tener en cuenta la individualidad y el egoísmo que todos llevamos dentro. Eso lo hace muy bien el capitalismo, aunque por si sólo tampoco puede funcionar. Hay que recordar que los derechos de los trabajadores, la igualdad de la mujer, etc, han sido promovidos por la izquierda, y que por tanto hay que encontrar un equilibrio entre un liberalismo que premie lo individual y que cree riqueza, y un contrapeso social que vele por los derechos comunes (y la correcta gestión de los recursos). Lo que yo no veo, es una revolución tal y como la esboza Hessel, eliminando al capitalismo de la ecuación, mezclando el conflicto palestino en todo esto (que en el libro lo mezcla), y proclamando la no-violencia sólo por ser más “práctica” que la violencia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¡Indignaos!

  1. Pingback: ¡Indignaos! de Hessel. Pues yo me indigno, pero de otra manera....

  2. hereje dijo:

    Todo lo que comentas de la familia y el ser egoista está basado en la escasez. La tecnología puede eliminar la escasez y la educación frenar tanto la superpoblación como el egoísmo. No tenemos por qué aferrarnos al pecado original ni al orígen homínido para justificar nuestra miseria. La maldad es sólo consecuencia de la ignorancia, el conocimiento nos hace libre de la maldad.

    • Juan dijo:

      Ojalá! Pero el problema es que la gente cada vez es más ignorante, no hay más que poner la TV y ver cualquier programa donde participen ciudadanos. El nivel es muy bajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s